Inversiones a corto plazo vs largo plazo

Lanzarnos a invertir dinero es una decisión importante, es una decisión que no es fácil ya que se trata de los ahorros que tanto apreciamos, y tenemos que ser conscientes que al invertir estaremos expuestos a un riesgo, pero también a una recompensa. España se caracteriza por tener una participación en bolsa mucho menor que otros países como Estados Unidos, principalmente por una aversión al riesgo muy grande y por unas expectativas de rentabilidad que en muchas ocasiones que no se corresponden con la realidad. En muchas ocasiones invertir se ve como algo tabú, que a menudo provoca reacciones como: yo me quedo con mis cuentas de ahorros.

Como vemos, la principal mayoría de los españoles se conforman con tener sus ahorros en una cuenta de ahorro por su seguridad, y mientras durante muchos años han obtenido un interés que justificaba las cuentas de ahorro como una inversión viable, desde la crisis del 2008, los tipos de interés se han situado en un nivel muy cercano al 0% en todo el mundo, lo que ha provocado que tener el dinero en el banco produzca cero beneficios, lo que significa que estamos perdiendo dinero cada año, pues mientras la inflación crece, nuestro dinero no lo hace. Por ello, ahora es más importante que nunca invertir en bolsa. Sin embargo, antes de invertir, tendremos que conocer las diferentes modalidades de inversión y sus características para encaja mejor con nuestro perfil.

Horizontes de inversión en bolsa

Una vez nos hemos decidido a invertir, una de las primeras cosas que tendremos que definir será el horizonte temporal al que vamos a invertir, corto plazo, medio plazo o largo plazo.

Corto plazo

La inversión a corto plazo, también conocida como trading, es una inversión que dura desde menos de un día -se conoce como trading intradía, que principalmente utiliza análisis técnico y consiste en que las posiciones que se abren se cierran antes de terminar la sesión- hasta unas semanas, que se denomina swing trading. El swing trading consiste en posiciones de entre unos días a pocas semanas que se centran en capturar ganancias con oscilaciones en movimiento de los precios a través del uso de análisis técnico y en ocasiones también análisis fundamental.

Invertir a corto plazo tiene como denominador común el estudio del precio, más que de los fundamentales del activo financiero, por lo que usará principalmente herramientas de análisis técnico, como hemos comentado anteriormente. Las inversiones a corto plazo principalmente girarán en torno a eventos que generan grandes movimientos de precio como pueden ser la publicación de resultados de una empresa, un gran acontecimiento político como unas elecciones, una noticia de última hora etc.

Medio plazo

Este tipo de inversiones suelen comprender los periodos entre un par de meses hasta uno o dos años. Normalmente estas inversiones están motivadas por situaciones específicas de una empresa o de la economía en general. Algunos ejemplos pueden ser cuando hay incertidumbre en la economía y compramos activos seguros como el oro, o cuando una empresa va a sacar un nuevo producto que creemos que va a ser un gran éxito como el nuevo Iphone de Apple. Habitualmente, las inversiones a medio plazo son inversiones tácticas que se realizan dentro de un portfolio a largo plazo.

Largo plazo

Normalmente cuando hablamos de inversiones a largo plazo nos referimos a inversiones que van desde al menos un par de años en adelante. El principio principal de la inversión a largo plazo es que mientras puede existir incertidumbre y volatilidad en el corto y medio plazo, el inversor elige no participar y no intentar sacar provecho de estos eventos y simplemente esperar ya que en el muy largo plazo se espera que la bolsa suba.

Dentro de las inversiones a largo plazo podemos distinguir dos estrategias principales, gestión activa y gestión pasiva. La gestión activa consiste en elegir activos conforme al criterio del inversor o gestor mientras que en la gestión pasiva el inversor compra un índice que representa el mercado y no realiza decisiones de vender o comprar activos. En los últimos años, se ha producido un gran cambio de tendencia, con la gestión pasiva ganando cada vez más terreno a costa de la gestión activa, principalmente porque diversos estudios han demostrado que los gestores no son capaces conseguir rentabilidades mayores a las del mercado de manera consistente y porque las comisiones de la gestión pasiva son mucho más bajas que las de la gestión activa.

¿Por qué invertir a corto plazo?

Una vez definidos los diferentes horizontes temporales de inversión, dentro de este artículo nos vamos a centrar en hablar las características de la inversión a corto plazo. Invertir a corto plazo puede tener rentabilidades muy altas para el inversor siempre que se realice de manera correcta, a continuación, exponemos razones para invertir a corto plazo y cosas que deberías tener en cuenta:

El análisis técnico funciona: Desde siempre ha habido polémica en torno al análisis técnico dentro del mundo de la inversión sobre su utilidad y sobre si funciona. El análisis técnico constituye la principal herramienta a la hora de establecer estrategias para los traders, y ni siquiera los profesionales de la inversión son capaces de ponerse de acuerdo sobre su utilidad. La realidad el que el análisis técnico sí que funciona, en su mayor medida porque es una profecía autocumplida, mientras más personas crean en él, mejor funcionará y porque es una herramienta muy utilizada dentro de las grandes instituciones financieras. El problema con el análisis técnico es que existen ideas equivocadas sobre este, principalmente tres:

  1. El análisis técnico no es una ciencia exacta, no funciona el 100% de las veces por muchas razones, pero si va a funcionar más del 50%, y con eso nos basta para poder conseguir altas rentabilidades en nuestras inversiones.
  2. El análisis técnico funciona mucho mejor en el corto plazo, pues en el largo plazo van a pesar mucho más otros factores como el valor real de la empresa. Por ello en el largo plazo se ve reducido a una herramienta accesoria que ayuda a definir objetivos de precios de entrada y salida de la inversión.
  3. El análisis técnico no existe en una burbuja, hay muchísimas variantes que convergen para dar forma a los precios. Por ejemplo, por mucho que se cree una oportunidad perfecta en nuestra estrategia para comprar, si en ese momento ocurre algo malo para el mercado, como un tweet de Donald Trump en el que anuncia nuevos aranceles que son malos para la economía en general, con toda probabilidad nuestra oportunidad va a quedar anulada por factores ajenos al análisis técnico.

 Escasa inversión y posibilidad de usar apalancamiento: Otra ventaja de la inversión a corto plazo es que el capital necesario para poder comenzar a operar es muy bajo comparado con que el necesario si queremos invertir a largo plazo. Además, existe la posibilidad de usar apalancamiento, con lo que podremos maximizar nuestra rentabilidad, aunque es importante tener en cuenta que el apalancamiento también incrementa nuestro riesgo y la posibilidad de pérdidas grandes por lo que será necesario tener una estrategia bien definida.

Costes muy reducidos: Las comisiones para operar en trading son muy reducidas en comparación con otras inversiones, e incluso puede no haberlas cuando estamos haciendo trading intradía. Sin embargo, a la hora de elegir nuestro bróker deberemos de tener cuidado con el slippage, que es la diferencia entre el precio al que colocamos una orden y el precio al que se ejecuta. En ocasiones el slippage no se puede evitar si existe alta volatilidad, pero podremos reducirlo eligiendo un bróker que nos ofrezca ejecución rápida de nuestras órdenes

Diversidad de mercados: otra de las ventajas de invertir a corto plazo es la gran cantidad de mercados disponibles en los que invertir. Estos tienen diferentes características y al final la elección de invertir en unos u otros se basará en las preferencias e intereses del inversor. Entre los mercados más grandes se encuentran:

  1. Forex: es el mercado de trading más popular, debido a su gran liquidez y que opera 24 horas al día cinco días a la semana. Dentro del mercado de Forex existe alta volatilidad, lo que unido a la liquidez brinda a los inversores muchas oportunidades para obtener altas rentabilidades.
  2. Acciones: Existen miles de acciones en muchísimos países con las que operar, lo que llama la atención de los inversores por su variedad ya sea geográfica o de sectores.
  3. Índices: siguen una línea similar a las acciones, pero en este caso estamos operando con un instrumento que representa un mercado entero o un segmento de este. Por ejemplo, el IBEX 35 es representativo de todo el mercado español o el NASDAQ 100 es representativo del sector tecnológico de Estados Unidos.
  4. Criptodivisas: Están abiertas 24 horas al día los 365 días del año lo que las hace atractivas para los inversores debido a su flexibilidad a la hora de horarios en los que operar, además, tienen una alta volatilidad lo que ya hemos subrayado que es positivo porque crea oportunidades para el inversor.
  5. Materias primas: dentro de esta categoría podremos operar con activos como el oro, el petróleo, el azúcar o el café. Normalmente para hacer trading con estos activos se utilizan futuros y también poseen alta volatilidad.
  6. ETFs: Principalmente se pueden definir como fondos de inversión de gestión pasiva que cotizan en bolsa. Pueden ser de muchas temáticas diferentes como por ejemplo acciones, deuda, materias primas y permiten invertir al inversor en una enorme variedad de sectores.

Qué debes tener en cuenta al invertir a corto plazo

Aunque es cierto que el trading puede suponer altas rentabilidades para el inversor, también es cierto que la mayoría de los inversores de trading pierden dinero, sin embargo, esto no es porque sea muy difícil invertir a corto plazo, sino porque la mayoría de los inversores no están haciendo las cosas bien cómo vamos a explicar a continuación, y es que debemos de diferenciar entre dos tipos de inversores de trading, el que gana dinero y el que quiere divertirse. Si te gustaría ganar dinero, sigue los consejos a continuación, si simplemente haces trading porque es algo que encuentras interesante y el dinero no es lo más importante para ti, puedes saltarte esta sección. Una vez dicho esto, los dos consejos más importantes para triunfar invirtiendo a corto plazo son:

Definir una estrategia de trading: este será el plan que vamos a seguir cuando estemos operando y la calidad de nuestra estrategia más lo bien que la ejecutemos va a determinar cuanta rentabilidad vamos a obtener. No existe un único modelo, cada trader tiene el suyo. En líneas generales tendrás que considerar: qué tipo de trader eres, las reglas generales en las que vas a basar tu estrategia, establecer es riesgo que estás dispuesto a asumir, los objetivos que te vas a marcar y una vez implementado mejorar sus puntos débiles, pues ninguna estrategia es perfecta. Es importante destacar que todo el mundo necesita una estrategia de inversión y quien no utiliza ninguna está destinado a perder dinero.

Ser disciplinado y remover emociones: A pesar de lo que pueda parecer, el mayor enemigo a la hora de obtener rentabilidad somos nosotros. Cuando ganemos, sentiremos que no necesitamos seguir nuestra estrategia o que podemos operar sin stop-loss, incrementando nuestro riesgo enormemente, y cuando perdamos, sentiremos que nuestra estrategia no sirve. Al final el trading es cuestión de estadística, habrá días muy buenos y días muy malos, pero si de verdad queremos conseguir rentabilidades de manera consistente, tenemos que ser constantes y ceñirnos nuestra estrategia.

Riesgos: invertir a corto plazo supone una gran oportunidad para el inversor de conseguir grandes rentabilidades, al igual que otras modalidades de inversión como el largo plazo, sin embargo no se debería subestimar el desafío de convertirse en un buen trader, pues a pesar de lo que algunas empresas y webs intentar hacer ver, invertir a corto plazo también tiene una curva de aprendizaje en la que deberemos estar dispuestos a aprender las diferentes herramientas utilizadas en trading y crear una estrategia que se adapte a nuestro perfil y con la que estemos satisfechos.

Si estás pensando invertir a corto plazo, recomendamos valorar la opción de los CFDs en lugar de adquirir acciones en bolsa por su flexibilidad operativa. Te contamos lo que debes saber sobre los CFDs en el siguiente artículo: ¿Qué son los CFDs?. También puede resultar de tu interés nuestra comparativa de los mejores brokers de CFDs.

970x250
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Entre un 74-89% de las cuentas de inversiones minoristas, pierden dinero al negociar CFD. Debe considerar si puede permitirse perder su dinero. La CNMV ha determinado que los CFD y Forex son productos difíciles de entender y non son adecuados para los inversores minoristas debido a su complejidad y al alto riesgo que conlleva